La eyaculación debil, ¿puede deberse a una prostatitis?

Publicado por Equipo editorial en

La eyaculación escasa, ¿puede deberse a una prostatitis?

¿Qué es la prostatitis?

La prostatitis es una inflamación de la glándula, un pequeño órgano situado antes del recto y el ano en los hombres. La inflamación de la próstata no es infrecuente, esta afección se origina en su mayoría por un brote bacteriano pero no sólo, como veremos más adelante hay diferentes tipos de prostatitis y es bueno no subestimarla ya que es la causa de la infertilidad en el 20% de los casos.

La próstata es una glándula muy importante porque su finalidad es formar el líquido seminal y dirigir el camino de los espermatozoides a lo largo del canal.

La inflamación de la próstata se produce en el 38% de los casos, especialmente en los hombres sexualmente activos. Los síntomas son reconocibles, por lo que es conveniente ponerse en contacto con un especialista inmediatamente para someterse a un tratamiento específico.

La eyaculación escasa, ¿puede deberse a una prostatitis?

Las causas de la prostatitis

Hay varios factores de riesgo para la prostatitis, en general puede ser causada por la contaminación bacteriana, pero también podría haber otros elementos importantes como la edad, ya que la prostatitis es mucho más común con la edad avanzada, posibles irregularidades intestinales que pueden causar la congestión y la inflamación de la próstata.

Los malos hábitos alimenticios y el abuso del alcohol, el tabaquismo, un estilo de vida sedentario, un sistema inmunitario debilitado que favorece las infecciones bacterianas, una actividad física excesiva con tensión pélvica como el ciclismo y los trabajos que obligan al cuerpo a vibrar continuamente. Todos estos factores de riesgo pueden darse de forma individual o sinérgica y crear el entorno ideal para el desarrollo de la prostatitis. Las personas que frecuentemente sufren esta patología son los menores de 60 años.

READ  Antiinflamatorio natural para la próstata

PRODUCTO RECOMENDADO PARA EL TRATAMIENTO DE LA PROSTATITIS:

Prostatricum

PIDA SÓLO EN EL SITIO WEB OFICIAL HACIENDO CLIC EN EL BOTÓN DE ABAJO PARA EVITAR ESTAFAS, OTROS INCONVENIENTES Y PARA APROVECHAR EL DESCUENTO DEL 50%:

O lea la reseña detallada haciendo clic aquí

Sintomatología de la prostatitis

Tenemos diferentes tipos de prostatitis: bacteriana aguda, bacteriana crónica, crónica no bacteriana e inflamatoria asintomática. La prostatitis aguda se caracteriza por la inflamación y el dolor de la glándula, con fiebre y una grave disfunción urinaria. La prostatitis bacteriana crónica se debe a un brote bacteriano, a la presencia de hongos o de virus que no son erradicados por los antibióticos y, por tanto, cronifican esta afección.

Por lo general, los síntomas más relevantes son el malestar y la dificultad para orinar. Cuando la prostatitis no es bacteriana, se debe a factores de riesgo relacionados con el estilo de vida y es una forma común en los hombres.

Normalmente la sintomatología no tiene fiebre pero tiene la peculiaridad de tener bacterias en el líquido seminal y en la orina. Una prostatitis inflamatoria asintomática no tiene ningún tipo de síntoma por lo que se hace muy difícil diagnosticarla, las pocas molestias son temporales con glande hipersensible, tendencia a eyacular poco y una disfertilidad muy a menudo descuidada por el sujeto en cuestión.

En cuanto a la eyaculación débil, uno de los síntomas más importantes relacionados con el diagnóstico de la prostatitis es la erección: una eyaculación precoz o una disminución del deseo sexual son factores que nunca deben subestimarse.

Las alteraciones en la esfera sexual suelen estar relacionadas con la prostatitis crónica, es decir, un sujeto que lleva muchos años sufriendo esta afección porque ha canalizado la ansiedad de rendimiento y todos los trastornos asociados.

READ  Prostatitis bacteriana aguda: causas, síntomas y curas

¿Qué relación tienen la prostatitis y la eyaculación?

La eyaculación de próstata

La eyaculación es la salida de los espermatozoides durante el acto sexual, no suele ser dolorosa pero puede llegar a serlo como consecuencia de ciertas enfermedades como la prostatitis crónica, bacteriana o de otro tipo.

 

Una de las razones que explican este vínculo es que la próstata se contrae durante la eyaculación para liberar el líquido seminal, es claro que una inflamación de la misma implica la presencia de paredes inflamadas que luego podrían causar dolor durante el acto.

El cuadro clínico se agravaría aún más en caso de infecciones uretrales pero, en general, la prostatitis es uno de los factores más comunes. Si el sujeto siente un dolor agudo unos segundos antes de eyacular, es conveniente que se ponga en contacto con su médico para que le haga pruebas bacteriológicas de semen y orina y confirme la sospecha.

El dolor puede durar unos minutos, pero en algunos casos graves puede durar varias horas. En cuanto a la localización del dolor, puede concentrarse en un lugar o aparecer en varios lugares a la vez, con un inicio agudo o gradual.

¿Cómo resolver el problema?

Cuando hay síntomas claros como problemas para orinar, dolor durante la eyaculación, relaciones sexuales con tendencia a eyacular mal, fiebre u otras molestias importantes en las vías urinarias, es necesario llamar al médico para que compruebe si hay problemas de vejiga, prostatitis o hiperplasia prostática.

Si no se diagnostica, puede producirse una lenta progresión de la infección bacteriana al torrente sanguíneo, disfunción sexual, infertilidad, inflamación de otros órganos adyacentes a la próstata y absceso de la misma.

READ  Prostatitis bacteriana VS Prostatitis no bacteriana: diferencias y similitudes

Para la realización de un diagnóstico será necesario realizar una exploración física para valorar el tamaño y la forma de la próstata, análisis de sangre y orina además de realizar exámenes médicos especializados como una ecografía transrectal o una biopsia.

En el caso de la prostatitis, la terapia está dirigida a reducir el dolor y la inflamación: basta con tomar antibióticos para eliminar las bacterias, antiinflamatorios no esteroideos, además de una serie de tratamientos como ejercicios para contraer y relajar los músculos, baños calientes, terapias locales, etc.

En el caso de la prostatitis crónica, la terapia con antibióticos por sí sola puede no tener efecto debido a la desensibilización del sujeto a un antibiótico específico.

 

Será necesario que el urólogo prescriba una terapia larga de varios meses con fines preventivos, las recidivas suelen tratarse con una combinación de diferentes antibióticos o con la prescripción de un antibiótico diferente si el sujeto ha establecido un régimen de tolerancia encontrado en el antibiograma.

El uso de alfabloqueantes también es útil para ayudar a la relajación de la pared de la vejiga y así reducir el dolor.

Si el dolor durante la eyaculación continúa, puede ser necesaria una intervención quirúrgica para extirpar el tejido y eliminar definitivamente la sensación de dolor durante la eyaculación y la micción.

PRODUCTO RECOMENDADO PARA LOS PROBLEMAS DE ERECCIÓN:

 Eretron Aktiv

O haga clic aquí para ver la reseña completa

Categorías: Blog

0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *