Próstata inflamada: síntomas y causas

Publicado por Equipo editorial en

Próstata inflamada: síntomas y causas

¿Qué es la próstata inflamada?

La próstata inflamada se conoce en la jerga médica como prostatitis. Esta afección es muy común si se piensa que casi el 10% de los hombres la padecerán al menos en una ocasión a lo largo de su vida.

La inflamación se produce en esta glándula, que está situada justo debajo de la vejiga, delante del recto, y por lo tanto está inextricablemente ligada al sistema urinario. La razón por la que se desencadena la inflamación depende de si es infecciosa o no.

De hecho, tenemos prostatitis bacteriana aguda, prostatitis bacteriana crónica, prostatitis no bacteriana crónica y prostatitis asintomática. La prostatitis bacteriana aguda se desencadena por un brote bacteriano debido a una infección urinaria, una enfermedad de transmisión sexual, una infección testicular, como resultado de una biopsia de próstata, un traumatismo perineal, una infección intestinal o una fimosis.

Próstata inflamada: síntomas y causas

La sintomatología es clara, al ser una afección aguda todos los síntomas aparecen de forma repentina y se caracterizan por el dolor y la fiebre alta además de una serie de trastornos relacionados con la micción y la eyaculación.

La inflamación bacteriana crónica está causada por una mala gestión de la terapia en la que el sujeto no consigue erradicar las bacterias que, en consecuencia, permanecen de forma persistente en el lugar.

En este caso los síntomas son similares al anterior pero sin la aparición de fiebre y con un desarrollo más gradual.

La inflamación crónica no bacteriana significa que no hay bacterias presentes en la próstata, la etiología se debe a un daño nervioso o a una patología autoinmune, las razones aún no están del todo claras y algunos médicos piensan que pueden estar relacionadas con condiciones de estrés, hábitos alimenticios del sujeto, estrés continuo.

READ  Prostatitis crónica no bacteriana: causas, síntomas y curas

Los síntomas son similares a los anteriores pero sin la fiebre y con restos de bacterias en la orina y el líquido seminal del sujeto.

PRODUCTO RECOMENDADO PARA EL TRATAMIENTO DE LA PROSTATITIS:

prostatitis prostatricum

O lea la reseña detallada haciendo clic aquí

La inflamación asintomática no presenta ningún síntoma y, por lo tanto, es muy difícil de diagnosticar, por lo que es importante someterse a un cribado rutinario, es decir, a exámenes realizados periódicamente para comprobar el funcionamiento de la próstata.

De hecho, todos los exámenes lo detectan sin ningún problema, la única diferencia es que el sujeto no se alarma porque no tiene ningún tipo de síntoma y esto podría retrasar el diagnóstico. La etiología aún no está clara en el mundo científico.

¿Es lo mismo próstata inflamada que próstata agrandada?

En algunos individuos existe la presencia de un agrandamiento de la próstata que se conoce como hipertrofia prostática benigna.

Esta condición es fisiológica y normalmente se produce después de los 50 años, periodo en el que las células de la próstata aumentan su volumen y, por tanto, hacen que la próstata se agrande.

Al tratarse de una patología benigna, no es preocupante, aunque muy a menudo va unida a síntomas molestos como la alteración del flujo urinario, la retención de orina, el mal funcionamiento de la vejiga y todos los síntomas relacionados con ella.

En efecto, el agrandamiento de la próstata va a aplastar la uretra y de ahí todas las dificultades para orinar, el deseo de orinar con frecuencia y el estancamiento de la orina en la vejiga. Existen tratamientos adecuados, pero en general no se asocia a la prostatitis, que es una inflamación mucho más dolorosa.

READ  Antiinflamatorio natural para la próstata

Cómo resolver esta situación

Para diagnosticar la próstata inflamada, es necesario hacer una visita especializada con un urólogo o un andrólogo, proceder a un espermiocultivo que es una prueba de orina para comprobar la presencia de cualquier infección, será entonces el médico para confirmar este diagnóstico e indicar la terapia adecuada.

Con respecto a esta última, la próstata inflamada requiere un tratamiento muy largo que puede llegar incluso a los dos meses, para erradicar la infección por completo y evitar su cronicidad.

Hay que destacar que son muy pocos los fármacos que son capaces de penetrar en las glándulas prostáticas y ser eficaces y es precisamente por ello que el descuido o la no detección de los síntomas a tiempo puede causar daños ya que estos microorganismos colonizan la glándula y la pueblan de forma persistente.

Además de la medicación, también es necesario aplicar un cambio en el estilo de vida, como evitar los deportes que estresan la próstata, como el ciclismo, suprimir el alcohol, el café, la comida basura o los alimentos demasiado picantes, tomar muchos baños calientes, beber en abundancia y utilizar una almohada al sentarse.

El tratamiento suele consistir en antibióticos para erradicar los microorganismos, antiinflamatorios para disminuir el dolor, alfabloqueantes para liberar las paredes de la vejiga y mejorar la micción.

¿Cuáles son las complicaciones?

Si la prostatitis no se trata, puede dar lugar a complicaciones como un absceso prostático o la formación de pus en el interior de la glándula que debe ser drenado mediante cirugía.

La contaminación bacteriana también podría pasar al torrente sanguíneo provocando una bacteriemia con riesgo de sepsis, por lo que es necesario aumentar la carga de antibióticos y posiblemente combinar diferentes tipos de fármacos para que la terapia sea de amplio espectro.

READ  Prostatitis bacteriana aguda: causas, síntomas y curas

Se trata de una urgencia médica que debe realizarse en el hospital y siempre bajo observación para evitar daños colaterales.

En algunos casos, la próstata inflamada puede provocar una obstrucción de las vías urinarias, de modo que el sujeto no puede vaciar la vejiga y es necesario cambiar periódicamente la sonda vesical.

El consejo es someterse a un cribado una vez al año, para comprobar la funcionalidad de la próstata a través de un examen prostático con el fin de evaluar el tamaño y la forma de la glándula.

El médico podrá entender rápidamente si la forma parece anormal o el tamaño excede las condiciones fisiológicas, siempre teniendo en cuenta la edad del sujeto.

Mediante esta sencilla prevención será fácil solucionar cualquier tipo de alteración, incluso en el caso de la famosa prostatitis asintomática que tanto asusta a los hombres. El examen consiste en una investigación física a nivel del recto mediante la palpación.

PROSTATRICUM SUPLEMENTO NATURAL INDICADO PARA LA PROSTATITIS

prostatitis prostatricum

O lea la reseña detallada haciendo clic aquí

Categorías: Blog